Download E-books Anne, la de los tejados verdes PDF

By Lucy Maud Montgomery

“La más dulce recreación de los angeles niñez que se haya escrito.” Mark Twain Anne, l. a. de Tejados Verdes es un clásico de l. a. literatura juvenil, leído por muchas generaciones. Su autora, así como Louise may perhaps Alcott con Mujercitas o Lewis Carroll con Alicia en el país de las maravillas, ha creado un universo teñido de lirismo y encanto en el que los angeles infancia brilla como protagonista. Una huérfana pelirroja, pecosa y soñadora se halla internada en un hospicio. Dos hermanos solterones, Marilla y Matthew, deciden adoptarla y llevarla a su granja, Tejados Verdes. Al principio aparece una cadena de obstáculos y rivalidades que Anne, con su chispa, buena voluntad y carácter, que se volverá inconfundible a lo largo de l. a. saga, sortea con inocencia y sensibilidad. Con destreza literaria, Lucy M. Montgomery teje con fineza y humor los angeles trama de l. a. convivencia diaria en un pueblo al que los angeles fantasía de una niña convierte en un universo encantado. En esta primera entrega, l. a. imaginación alocada de Anne cambia para siempre l. a. vida de los habitantes de una pequeña aldea situada en una remota región de Canadá. “La más dulce recreación de l. a. niñez que se haya escrito.” Mark Twain Anne, l. a. de Tejados Verdes es un clásico de l. a. literatura juvenil, leído por muchas generaciones. Su autora, así como Louise may well Alcott con Mujercitas o Lewis Carroll con Alicia en el país de las maravillas, ha creado un universo teñido de lirismo y encanto en el que los angeles infancia brilla como protagonista. Una huérfana pelirroja, pecosa y soñadora se halla internada en un hospicio. Dos hermanos solterones, Marilla y Matthew, deciden adoptarla y llevarla a su granja, Tejados Verdes. Al principio aparece una cadena de obstáculos y rivalidades que Anne, con su chispa, buena voluntad y carácter, que se volverá inconfundible a lo largo de los angeles saga, sortea con inocencia y sensibilidad. Con destreza literaria, Lucy M. Montgomery teje con fineza y humor los angeles trama de l. a. convivencia diaria en un pueblo al que los angeles fantasía de una niña convierte en un universo encantado. En esta primera entrega, l. a. imaginación alocada de Anne cambia para siempre los angeles vida de los habitantes de una pequeña aldea situada en una remota región de Canadá.

Show description

Read or Download Anne, la de los tejados verdes PDF

Best Canadian Literature books

Afterimage

Encouraged by way of the lifetime of Julia Margaret Cameron, Afterimage is the daring and provocative tale of Annie Phelan, a maid in the house of Isabel and Eldon Dashell. Isabel is experimenting with the recent medium of images, and is galvanized by means of Annie, who turns into her muse. the 2 shape an in depth dating, but if Eldon devises his personal plans for the younger maid, Annie approximately loses herself, till catastrophe finds her energy over the Dashells’ paintings and hearts.

Clara Callan: A Novel

In a small city in Canada, Clara Callan reluctantly takes depart of her sister, Nora, who's sure for brand new York. it is a time while the becoming danger of fascism in Europe is a continuing fear, and folks get away from truth via radio and the flicks. in the meantime, the 2 sisters -- greatly varied in character, but inextricably associated via a shared earlier -- attempt to locate their locations in the complicated net of social expectancies for younger women within the Thirties.

Belle Moral: A Natural History

Following her father’s demise, beginner scientist Pearl MacIsaac struggles to find the key of her family’s earlier, which her father have been saved hidden with assistance from the relatives healthcare professional. Set in Scotland in 1899, this darkish and redemptive gothic comedy is a narrative of relatives secrets and techniques that experience come to lifestyles and of the delivery and evolution of rules – and really a play of morals.

The White Bone: A Novel

An exhilarating trip into the minds of African elephants as they try to outlive. If, as many fresh nonfiction bestsellers have printed, animals own feelings and know-how, they need to even have tales. within the White Bone, a unique imagined fullyyt from the point of view of African elephants, Barbara Gowdy creates a global complete and separate that but illuminates our personal.

Additional resources for Anne, la de los tejados verdes

Show sample text content

Todos los muchachos y algunas niñas fueron al bosque, con l. a. sana intención de �tomar un bocado». Pero las nueces y los angeles miel eran seductoras y tentaban; jugando y comiendo, pasaron el tiempo y, como de costumbre, lo que los volvió a los angeles realidad fue el grito de Jimmy Glover desde lo alto de un abeto patriarcal: —¡Vuelve el maestro! Las niñas, que estaban en el suelo, corrieron primero y se las arreglaron para llegar a tiempo al colegio. Los varones, que debieron deslizarse presurosos de las copas de los árboles, llegaron más tarde, y Anne, que no hacía otra cosa que vagar por el extremo más alejado del campo, hundida en los angeles hierba hasta l. a. cintura cantando en voz baja, con una corona de flores en l. a. cabeza, cual pagana divinidad de los campos, fue los angeles última en partir. Pero l. a. niña podía correr como una gacela, de manera que sobrepasó a los muchachos en l. a. puerta y entro en el aula entre ellos, en el preciso instante en que el señor Phillips colgaba su sombrero. El rapto reformista del señor Phillips había pasado; no quería molestarse en castigar a una docena de alumnos. Pero period necesario hacer algo para salvar las apariencias; de manera que buscó un chivo emisario y lo encontró en Anne, que se había dejado caer en su asiento con los angeles respiración alterada y su olvidada corona de flores colgando cómicamente de una oreja, dándole un aspecto specific de disolución y paganismo. —Anne Shirley, ya que parece usted tan amiga de l. a. compañía de los varones, le daremos el gusto esta tarde —dijo sarcásticamente—. Sáquese esas flores del cabello y siéntese junto a Gilbert Blythe. —Los otros muchachos empezaron a reírse tontamente. Diana, palideciendo de piedad, sacó l. a. guirnalda de los cabellos de Anne y le dio un apretón de manos. l. a. niña contemplaba al maestro como si se hubiera convertido en piedra. —¿Ha oído lo que le he dicho, Anne? —dijo severamente el señor Phillips. —Sí, señor —contestó lentamente los angeles niña—, pero no supuse que lo decía seriamente. —Le aseguro que sí. —Todavía tenía l. a. inflexión sarcástica que todos los niños, y Anne especialmente, odiaban. —Obedezca. Durante unos instantes, Anne pareció pensar lo contrario. Entonces, comprendiendo que no quedaba escapatoria, se levantó arrogante, cruzó el pasillo, se despatchedó junto a Gilbert Blythe y hundió el rostro entre los brazos. Ruby Gillis, que los angeles pudo ver mientras lo hacía, comentó con los otros, cuando regresaron a sus casas: —Nunca he visto cosa así; estaba blanca, con feas manchitas rojas. Para Anne, eso fue el fin de todo. period malo que l. a. eligieran para castigarla de entre una docena de alumnos igualmente culpables, period peor que l. a. hicieran sentar con un muchacho; pero que ese muchacho fuera Gilbert Blythe, significaba colocar insulto sobre insulto hasta un grado impossible to resist. Anne tenía los angeles sensación de ello y de nada servía oponerse. Todo su ser bullía de vergüenza, enojo e indignación. Al comienzo, los otros escolares miraron, murmuraron, se rieron por lo bajo y se dieron codazos. Pero como Anne no levantaba los angeles cabeza y Gilbert trabajaba en las fracciones como si le absorbieran toda el alma, pronto volvieron a sus tareas y l. a. niña fue olvidada.

Rated 4.90 of 5 – based on 50 votes